Imprimir

Cómo afrontar el estrés o la fatiga temporales

Fecha: .

En los meses de frío la bajada de temperaturas, los días más cortos y la disminución de las horas de luz que percibe nuestro organismo, pueden provocar alteraciones en nuestro biorritmo y estado anímico causando fatiga, cansancio, calambres musculares, apatía, dificultad de concentración, etc.

Normalmente este conjunto de síntomas no revisten gravedad y la mayoría suele remitir a los pocos días o semanas una vez que el organismo se adapta.  No obstante, para evitar que estas sensaciones afecten a nuestro día a día debemos prestar atención al estilo de vida que llevamos y mantener unos hábitos de vida saludables. En este sentido, debemos cuidar que nuestra alimentación sea variada y equilibrada, rica en vitaminas, minerales, fibras y proteínas. También debemos respetar los patrones del sueño para que el descanso sea profundo y reparador. Por ello, es aconsejable dormir entre siete y ocho horas diarias y mantener un horario fijo tanto a la hora de acostarnos como de levantarnos. Además, practicar ejercicio físico de forma regular nos ayudará a mantenernos en buena forma física, pero también permitirá que nos relajarnos.

Adicionalmente existen complementos alimenticios para acompañar en épocas de fatiga y estrés como, Magnesium 300+,  complemento alimenticio de BOIRON y cuya formulación aporta 300 mg de magnesio al día junto con una combinación de vitaminas del grupo B, E y selenio.

El magnesio es un mineral que ayuda a reducir la fatiga y a mantener una función muscular normal. Por su parte, las vitaminas B1, B6, B12 y PP contribuyen al mantenimiento de las funciones neurológicas y psicológicas. Mientras que el selenio contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario.