Imprimir

Homeopatía para afrontar con calma los exámenes

Fecha: .

estres-4La sensación de angustia y estrés es muy frecuente en época de exámenes. Hay personas que se sienten muy presionadas por el resultado, por el miedo al fracaso, o por lo que se juegan en cada prueba. El problema es que la tendencia actual es que cada vez estudiantes más jóvenes se sienten presionados por esta circunstancia.

Hoy día tenemos varias opciones que nos ayudan a calmar estas sensaciones, siendo una de ellas la homeopatía. Esta terapia puede ayudar a tratar las primeras manifestaciones, como la irritabilidad y la angustia, estados típicos de estas etapas, sin producir somnolencia durante el día y sin que disminuya la capacidad de concentración.

En estos momentos tan importantes para los estudiantes la presión a la que se ven sometidos hace que se incremente su irritabilidad, que los cambios de humor sean constantes y que también experimenten alteraciones del sueño.

En este contexto, la homeopatía es eficaz al disponer de medicamentos que modulan el estrés en sus distintas manifestaciones. Las reacciones no son iguales en todos los casos, hay personas que somatizan los nervios a través alteraciones digestivas, y otras notan que se desconcentran más o que no duermen con la misma regularidad. El medicamentos homeopático tiene la peculiaridad de que se puede adecuar a la situación de cada paciente para tratar sus síntomas específicos y personales. 

Tampoco se han descrito efectos secundarios relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos, y no generan dependencia ni somnolencia, por lo que ayudan al estudiante a calmar su estrés permitiéndole estudiar con normalidad y sin mermar su rendimiento intelectual.

Aunque la homeopatía puede ser de utilidad en situaciones de estrés sin causa aparente o que se prolongan durante mucho tiempo, habitualmente, ante los exámenes, suele ser una reacción puntual que puede resolverse pidiendo consejo al profesional de la salud.

Asimismo, los tratamientos homeopáticos pueden indicarse también como método preventivo y adelantarse a los síntomas. Si empezamos a estar intranquilos unos 15 ó 20 días antes del examen podemos recurrir a esta opción y el estudiante podrá continuar con su rutina con total normalidad, pero más calmado.