Imprimir

5 situaciones del verano en las que podemos usar la homeopatía

Fecha: .

veranoEl verano es época de cambios y esto a veces puede repercutir en nuestra salud, al menos sino adoptamos una serie de medidas compensatorias. Además, este periodo, al igual que cualquier otro del año, se caracteriza por una serie de agentes externos que influyen en nuestro estado anímico y comportamiento.

La homeopatía nos ofrece distintas opciones para situaciones habituales durante el periodo estival, como es el caso de trastornos del sueño o digestivos, golpes, quemaduras, lesiones deportivas, picaduras de insectos, inflamaciones, etc.

El calor o el ruido nocturno puede provocar que en estas fechas nos cueste dormir un poco más de lo habitual. Por ello, es importante procurar buscar un lugar fresco para conciliar el sueño y lo más aislado posible, para impedir que el ruido nos perturbe el momento de descanso. La homeopatía posee medicamentos homeopáticos para estas situaciones temporales que por lo general tienden a remitir en pocos días.

De igual modo, esta terapéutica es eficaz para el abordaje de los trastornos digestivos que suelen aparecer en esta época. No obstante, debemos tener presente que para impedir que nuestro estómago sufra, la alimentación ha de ser equilibrada y hemos de huir de comidas demasiado copiosas, por lo menos como norma.

Las cistitis es también muy frecuente en esta época por lo que hay que vigilar la higiene íntima, aumentar la ingesta de líquido y no permanecer con el bañador mojado. Para evitar su aparición y espaciar su repetición, es interesante saber que los medicamentos homeopáticos son eficaces para el abordaje de estas agresiones externas.

La otitis externa es una de las patologías más comunes del estío, principalmente porque al zambullirnos en el agua de las piscinas o del mar, el contraste de temperatura, puede propiciar la aparición de este trastorno, además de otros factores. Para prevenirla es importante no nadar en agua contaminada, no introducir objetos en el conducto auditivo y utilizar tapones adecuados en el caso de que esta zona sea sensible.

Por último, recordar que en este periodo tienden a incrementarse los accidentes domésticos siendo frecuentes las quemaduras, no sólo solares, sino también las que se producen con objetos calientes como barbacoas, hornos, planchas, etc., los golpes, las rozaduras, etc. Para cada uno de estos casos hay también una opción homeopática.