Imprimir

Prevenir la gripe con homeopatía

Fecha: .

gripe-7Cuando comienzan los cambios de estación, aparecen los primeros resfriados, las primeras gripes, y por ello ahora es el momento de comenzar a prevenir estas enfermedades comunes. La gripe es una de las enfermedades más frecuentes de los meses de frío, pero también los resfriados que la mayoría de las personas solemos padecer entre dos y cuatro veces a lo largo del año.

¿Qué podemos hacer para prevenir la gripe? La homeopatía es una terapéutica útil para la prevención de la gripe. Se caracteriza porque ofrece una cobertura completa durante los meses de más riesgo que suelen ser de octubre a abril, aproximadamente.

Otra de las ventajas de los medicamentos es que los niños pueden tomarlos siendo por ello recomendados en pediatría. La vuelta al cole y las guarderías hacen más propensos a los pequeños de la casa a sufrir resfriados o gripe, por ello es interesante protegerlos desde un primer momento, ya que estos virus son muy contagiosos.

Al mismo tiempo la homeopatía tiene la peculiaridad de que se presenta en gránulos que tienen un sabor dulce de modo que, en general, son fáciles de administrar y  los niños ponen menos pegas a la hora de tomarlos. Además de no presentar efectos adversos relevantes asociados a su toma, los medicamentos homeopáticos carecen de interacciones y se pueden tomar junto a otros tratamientos.

Podemos, por tanto, recurrir a la homeopatía para prevenir la gripe, si tenemos predisposición a padecer esta enfermedad común y proteger a la familia durante los meses donde los virus de los procesos gripales pululan a sus anchas. Es necesario consultar con un médico formado en homeopatía si se posee alguna otra singularidad relacionada con la salud, pues el tratamiento puede variar.

Junto a la opción homeopática no debemos olvidar otra serie de pautas que ayudarán a que estemos prevenidos frente a la gripe. Cuidar la alimentación, que sea variada y equilibrada, la práctica regular de ejercicio, más un descanso apropiado nos ayudarán a disponer de un sistema inmune fortalecido. Deberemos estar atentos también para evitar contagios lavándonos las manos con agua y jabón y manteniendo los espacios cerrados correctamente ventilados.