6 maneras de usar tu mente para controlar el dolor

349
YOGA

Según un trabajo de la Universidad de Harvard, publicado en abril de 2015, la práctica de la meditación, en sus diferentes modalidades, puede ayudar a controlar el dolor.


La meditación con imágenes guiadas, que a menudo implica imaginarse a sí mismo en un ambiente de descanso, puede reducir la necesidad de analgésicos.
La relajación, la meditación, el pensamiento positivo y otras técnicas de mente y cuerpo pueden ayudar a reducir su necesidad de analgésicos.

Las drogas son muy buenas para eliminar el dolor, pero a menudo tienen efectos secundarios desagradables e incluso graves cuando se usan durante mucho tiempo. Si tienes dolor de espalda, fibromialgia, artritis u otro dolor crónico que interfiere con tu vida diaria, es posible que estés buscando una manera de aliviar la molestia sin tener que recurrir a más medicamentos. Algunas técnicas antiguas, como la meditación y el yoga, así como sus nuevas variaciones, pueden ayudar a reducir la necesidad de analgésicos.

Los resultados de investigaciones sugieren que, debido a que el dolor involucra tanto la mente como el cuerpo, las terapias mente-cuerpo pueden tener la capacidad de aliviar el dolor al cambiar la forma en que lo percibes. Cómo se siente el dolor depende de factores genéticos, emociones, personalidad y estilo de vida. También está influenciado por la experiencia pasada. Si has tenido dolor por un tiempo, es posible que tu cerebro se haya vuelto a cablear para percibir las señales de dolor incluso después de que las señales ya no se envíen.

El Instituto Benson-Henry de Medicina para la Mente y el Cuerpo del Hospital General de Massachusetts, adscrito a Harvard, está especializado en ayudar a las personas a aprender técnicas para aliviar el estrés, la ansiedad y el dolor. La Dra. Ellen Slawsby, profesora clínica asistente de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard que trabaja con pacientes en el Instituto Benson-Henry, sugiere la conveniencia de aprender varias técnicas para poder elegir las que mejor se adapten a cada situación. “Tiendo a pensar que estas técnicas son similares a los sabores en una heladería. Dependiendo de su estado de ánimo, es posible que desee un helado de sabor diferente, o una técnica diferente”, dice la Dra. Slawsby. “Practicar una combinación de habilidades de mente y cuerpo aumenta la efectividad del alivio del dolor”.

Las siguientes técnicas pueden ayudar a dejar de pensar en el dolor y pueden ayudar a anular las señales de dolor establecidas.

1. Respiración profunda. Es fundamental para todas las técnicas, por lo que la respiración profunda es la que hay que aprender primero. Inhala profundamente, aguanta unos segundos y exhala. Para ayudarlo a concentrarse, puede usar una palabra o frase para guiarlo. Por ejemplo, puede desear respirar en “paz” y exhalar “tensión”. También hay varias aplicaciones para teléfonos inteligentes y tabletas que utilizan sonido e imágenes para ayudar a mantener los ritmos respiratorios.

2. Provocar la respuesta de relajación. Un antídoto para la respuesta al estrés, que aumenta la frecuencia cardíaca y pone los sistemas del cuerpo en alerta máxima, la respuesta de relajación rechaza las reacciones del cuerpo al estrés. Después de cerrar los ojos y relajar todos los músculos, concéntrate en la respiración profunda. Cuando los pensamientos penetren, dí “refrescar” y vuelve a la repetición de la respiración. Continúa haciendo esto durante 10 a 20 minutos. Después, siéntate tranquilamente por un minuto o dos mientras tus pensamientos regresan. Luego abre los ojos y siéntate tranquilamente durante otro minuto.

3. Meditación con imágenes guiadas. Comienza la respiración profunda, prestando atención a cada respiración. Luego escucha música calmada o imagina estar en un ambiente tranquilo. Si encuentras que tu mente divaga, dí “actualizar” y vuelve a enfocar la imagen.

4. Atención plena (mindfulness). Elije cualquier actividad que disfrutes: leer poesía, caminar en la naturaleza, jardinería o cocinar, y sumérjete completamente en ella. Observa cada detalle de lo que estás haciendo y cómo responden tus sentidos y emociones. Practica llevar la atención plena a todos los aspectos de tu vida.

5. Yoga y tai chi. Estos ejercicios de mente y cuerpo incorporan control de la respiración, meditación y movimientos para estirar y fortalecer los músculos. Los vídeos y las aplicaciones pueden ayudarte a comenzar. Te puedes inscribir en una clase de yoga o tai chi en un gimnasio o club de salud, hay países en los que la sanidad pública o los seguros de salud pueden subsidiar el costo, como en EEUU, mientras que en Europa esta ayuda está limitada a ayuntamientos y clubes de la tercera edad.

6. Pensamiento positivo. “Cuando estamos enfermos, a menudo tendemos a fijarnos en lo que no podemos hacer. Volver a concentrarnos en lo que puedes hacer en lugar de lo que no puedes, te dará una visión más precisa de ti mismo y del mundo”. en general “, dice la Dra. Slawsby. Ella aconseja mantener un diario en el que se enumeran todas las cosas por las que estás agradecido cada día. “Puede que tengamos limitaciones, pero eso no significa que no seamos seres humanos completos”.

https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/6-ways-to-use-your-mind-to-control-pain