DRA. JULIA CAMPS HERRERO

180

La mamografía de cribado ha sido la única técnica radiológica que ha producido un aumento en la supervivencia en pacientes con cáncer de mama desde su implantación sistemática en Europa. Sin embargo, esta técnica no es 100% sensible para detectar cáncer de mama en pacientes con mamas densas.  Desde hace aproximadamente cuatro años se viene implantando una nueva tecnología que probablemente revolucionarála mamografía tal y como la conocemos actualmente. Esta tecnología es la tomosíntesis y consiste en la realización de un barrido de rayos X previo a la realización de la mamografía, a partir del cual obtendremos una serie de imágenes reconstruidas digitalmente a 1 mm. Estas imágenes permiten visualizar las estructuras contenidas en cada imagen de 1 mm sin superposición del resto de las estructuras glandulares. Gracias a ello, podemos detectar cánceres que en la mamografía 2D o convencional habrían quedado ocultos.  El estudio de mayor envergadura que analiza los resultados de la aplicación de esta técnica en pacientes de cribado, ha demostrado que la tomosíntesis aumenta la casa detección de cáncer de mama en un 30%. En nuestro hospital, hemos podido comprobar las bondades de la técnica, ya que en aproximadamente 5000 pacientes consecutivas hemos detectado 24 cánceres no visibles en mamografía, lo cual arroja una tasa de detección adicional de 4,8 /1000 (cánceres de mama por 1000 pacientes estudiadas). Más aún, los cánceres detectados con esta técnica son de pequeño tamaño (casi el 60% inferiores a 1 cm),  de bajo grado y de perfil biomolecular  Luminal A, es decir , de buen pronóstico.

La resonancia magnética (RM) es una técnica que actualmente se utiliza en el estudio de todos los órganos y sistemas. En el caso de la mama, esta técnica es la que mayor sensibilidad posee para detectar cánceres. Aprovechamos la neoangiogénesis tumoral para poder identificar los tumores tras la inyección de contraste intravenoso. En el Hospital de la Ribera  hemos utilizado sistemáticamente la RM para valorar la extensión del cáncer de mama. Tras más de 10 años hemos podido comprobar que nuestras pacientes presentan una disminución significativa de las tasas de reintervención por bordes afectos comparativamente con aquellas pacientes que no han sido estudiadas con resonancia magnética.

Una variante de la resonancia magnética son las secuencias de difusión. Las secuencias de difusión muestran el movimiento de las moléculas de agua entre los tejidos y por tanto, nos brindan una imagen indirecta de la arquitectura tisular. Esta secuencias no requieren contraste, son rápidas y por lo tanto abren la puerta al cribado del cáncer de mama sin contraste.  Desde hace más de dos años estamos colaborando con el Instituto Weizmann de Israel para el desarrollo de secuencias de alta resolución espacial y mayor especificidad denominadas secuencias de tensor de difusión.  Mostraremos los resultados de la aplicación de estas secuencias en el estudio de la patología mamaria.