Cuerpos y Almas

955
cuerpos y almas

En 1943 se publicó la popular novela de Maxence Van Der Meersch: Cuerpos y almas, que le valió la concesión del Gran Premio de la Academia Francesa de ese año. Una obra de recomendable lectura para el médico naturista. Un libro conmovedor que fue un éxito internacional, traducido en 13 idiomas.

Se trata de historias paralelas del personal médico y pacientesdel Hospital Universitario de la ciudad francesa de Angers, en los años 30, con todas las contradicciones humanas y profesionales, que se mueven entre la miseria física y moral y la abnegación y dedicación altruistade algunos protagonistas.

Nos introducen en el pequeño mundo deplorable de la Facultad de Medicina. En ella,las vejaciones, el corporativismo y el arribismo de algunos médicos para poder trepar y conseguir un estatus profesional y social que los distinga es la norma. En un mundo médico miserable, corrupto y oportunista, donde los intereses y la vanidad personal prosperan, destacan algunosmédicos vocacionales, empáticos, dignos y responsables, a pesar del ostracismo a que les someten sus colegas, más interesados en seguir la ortodoxia académica y prosperar económicamente sin demasiados miramientos.

El autor, gran admirador del médico naturista francés Paul Carton (1875-1947), hace que el principal protagonista de la novela trate a sus pacientes cambiándoles los hábitos insanos (sedentarismo, ambientes cerrados), proponiéndoles una dieta basada en vegetales (frutas, hortalizas, verduras, cereales integrales, legumbres…) huyendo de la sobrealimentación y sobremedicación practicada por sus colegas ortodoxos.

Una medicina académicaen la que prevalece más tratar de aliviar los síntomas (soluciones de emergencia) que preocuparse seriamente por las causas de las enfermedades.

cuerpos y almas

portadas-cuerpo-almas
Diversas portadas y ediciones publicadas en España y Sudamérica del popular libro

No debemos olvidar que a principios del siglo XX todavía prevalecía entre la clase médica la creencia de que las frutas y las verduras carecían de valor nutritivo y salutífero y que lo importante eran los “alimentos fuertes”, como las carnes, los quesos y el pescado blanco. Desgraciadamente, todavía hay una mayoría de médicos que no otorgan importancia a la alimentación y nutrición. Simplemente por desconocimiento, ya que estas materias no entran prácticamente en los planes de estudio de las Facultades de Medicina.

 

El Doctor Paul Carton (1875 – 1947)

doctor-paul-carton
El Decálogo de la Salud (1931) y La terapéutica naturista (1933) publicados por Ediciones La Nave.
Libros que se pueden conseguir a través de internet.

La historia del Dr. Carton es la de muchos terapéutas y médicos naturistas que, procedentes de un entorno completamente ajeno a las practicas naturistas, superaron graves problemas de salud gracias a la adopción de dichas prácticas. De constitución física débil y salud precaria, ya desde niño, tuvo que soportar durante un par de años un corset de acero y cuero para corregir una incipiente escoliosis que le amargó la vida. Agravado, todo ello, con una sobrealimentación con alimentos “fortificantes” (según la norma médica de la época) que su sensible aparato digestivo no toleraba en absoluto. Esto, junto a una notable miopía, provocaron en él una escolarización difícil. Su salud siguió deplorable durante la carrera de medicina. Trabajó en el Instituto Pasteur y luego como jefe de laboratorio en La Pitié. En 1901 enfermó de tuberculosis y con 30 años ingresó en un sanatorio. El tratamiento y la alimentación convencional no mejoraron su estado, hasta que su organismo reacciona con una copiosa diarrea durante 2 días que, a diferencia de lo que se podría pensar, no lo agrava, sino que, al cabo de 8 días, le mejora su salud de forma notoria. Se plantea entonces si las pautas terapéuticas y alimentarias que había seguido hasta entonces, propuestas por la medicina de la época, eran las más adecuadas para tratar enfermos como él. La abstención de alimentos durante la crisis y la radical evacuación intestinal ¿podían haber influido en su sorprendente recuperación? Cambia su alimentación, haciéndola más sencilla y a base de alimentos vegetales (en contra de la opinión médica ortodoxa) que le permite recuperar fuerzas y, sobre todo, su salud. En 1908 se ve capaz de reanudar su labor profesional y lo hace precisamente en el Hospital-sanatorio Limeil-Brévannes. Esto le permite vivir en el campo, estar en contacto con la Naturaleza y disponer de un huerto. Comienza a tratar sus pacientes mediante la adopción de una alimentación básicamente vegetariana, baños de sol, ejercicios al aire libre y aplicaciones de hidroterapia, consiguiendo resultados muy prometedores. Estudia al clásico Hipócrates y en 1923 publica un libro: Lo principal de la doctrina hipocrática, a partir de sus obras, abogando por un enfoque más global de la persona. Se interesa también por otros factores que influyen sobre la salud, como el clima, las estaciones del año, la cocina, el papel de la psique y el equilibrio mental-espiritual.

En 1921 había fundado la Sociedad Naturista Francesa y, al año siguiente, inició la publicación de una revista naturista (Revue Naturiste) a fin de dar a conocer su punto de vista sobre los procedimientos y la filosofía naturista. Su obra médico-literaria es ciertamente extensa con algunos títulos exitosos, como La cuisine simple, y algunos de sus libros y artículos fueron traducidos al castellano.

Estuvo trabajando 40 años en dicho hospital-sanatorio y, luego, en su consulta privada, perfeccionando y divulgando los conocimientos adquiridos. Como buen terapéuta naturista de éxito fue vilipendiado y criticado por sus colegas médicos que no entendían toda aquella heterodoxia naturista que creían obsoleta, anacrónica e incluso peligrosa, pero que jamas se molestaron en comprobar si realmente funcionaba y mejoraba la salud de los enfermos. ¿Os suena de algo toda esta milonga, prepotencia e ignorancia, en los comunicados oficiales del gobierno y las “autoridades” médicas actuales?

Para el Dr. Carton la mayoría de las enfermedades se deben a una respuesta alterada o debilitada del organismo por un régimen de vida inadecuado (alimentación, higiene personal, ejercicio físico, entorno insano, etc.).

Un importante discípulo y asistente del Dr. Paul Carton, en el hospital sanatorio de Limeil-Brévannes durante la Primera Guerra Mundial, fue el Dr. André Schlemmer (1890-1973), que curó su tuberculosis (la enfermedad de la época) con el método del Dr. Carton. Por cierto, el autor de Cuerpos y almas, Maxence van der Meersch murió de esta enfermedad.

Schlemmer publicó en Francia (Editions de Seuil – 1969) el interesante libro: El método natural en medicina, que fue traducido y publicado al español en 1985 por la editorial Alhambra. Fue prologado por el primer presidente de la AEMN, nuestro recordado Dr. Silverio Palafox (1921-2015).

dr-a-schlemmer
El Dr. A Schlemmer (discípulo del Dr. Carton) y su obra: El método natural en medicina

Invito encarecidamente a los colegas que se lean el libro del médico norteamericano Michael Greger: “Hownotto die” (título engañosamente traducido como: Comer para no morir). ¿Por qué es tan importante? Su autor se ha rodeado de un equipo de una docena de colaboradores que se han encargado de recoger toda la literatura científica publicada en inglés, sobre temas de salud, enfermedad y alimentación. En ellos queda patente la enorme importancia que tiene una alimentación basada en alimentos vegetales e integrales para la salud de sanos y enfermos. ¡Casi 200 páginas de referencias bibliográficas, en un libro de 680 páginas!

comer-para-no-morir

Su página web: www.NutritionFacts.org es de indispensable lectura y seguimiento

Dr. Frederic Vinyes

Noviembre 2018