Inicio Blog

Código de Deontología médica: alegaciones al artículo 26

Carta abierta* a
Dra. D. ª Juana María Caballín Yarnoz
Presidenta de la Comisión de Deontología Médica del
Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Navarra

Código de Deontología médica: alegaciones al artículo 26

Estimada colega:

Le quedo agradecido por el enlace al borrador del nuevo Código y sus ánimos para presentar alegaciones. Lástima el tiempo establecido para reflexionar sobre lo que se ha de considerar buen hacer en Medicina, en sus propios términos. Si, como señala Ud. con acierto, solo abordar debidamente los capítulos nuevos no es tarea fácil, revisar sus 121 artículos y varios cientos de puntos en solo 30 días resulta impensable. La decisión de participar corresponde a cada colegiado, estamos de acuerdo, pero la asignación de un plazo insuficiente para hacerlo, no.  Por ello, cabe disentir en que una propuesta de participación sin plazo que la posibilite pueda considerarse proceso democrático y transparente.

Presento mis alegaciones al Art. 26. Ruego sea sometido a una severa revisión. Categorización binaria, reduccionismo extremo, factor de radicalización y neologismos ambiguos condicionan tal posible arbitrariedad de interpretación como para convertir virtualmente en contrario a Deontología a la mayor parte de nuestro ejercicio profesional.

En perspectiva, el texto de este artículo viene a ser el reflejo en el Código de la serie de actuaciones de la Organización Médica Colegial (OMC) contra la práctica médica “sin evidencia científica”. Se decidió externalizarlas en la arena pública, fuera de los ámbitos colegial y profesional donde el Código recomienda dirimir discrepancias. Y vienen siendo particularmente activas en los 3 últimos años, coincidiendo con una presión mediática, académica, corporativa, profesional, social, sanitaria, política y administrativa sin precedentes por parte de un cientifismo de perfil supremacista, especialmente combativo en España. Se entiende por tal “la actitud de (y tendencia a) dar excesivo valor a las nociones científicas, que se pretenden imponer como único conocimiento válido, con la exclusión de otros puntos de vista.”

Recapitulando, en sendas cartas abiertas remitidas en los 2 últimos años a distinguidos colegas de la Comisión Permanente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (hasta la fecha, sin respuesta) he argumentado sobre ello. La OMC optó por una táctica a mi juicio errónea dentro de una estrategia correcta. La estrategia correcta es el fiel cumplimiento de las altas responsabilidades de la colegiatura ante la sociedad, la Administración y los profesionales. La táctica equivocada sigue siendo la alianza corporativa en exclusiva con el sector más virulento y excluyente del referido cientifismo. La legítima, necesaria lucha colegial contra el intrusismo, la mala praxis, etc., no justifica poner a todo el ejercicio médico en estado de sitio bajo el imperio de la “ciencia”.

Por razón de espacio y tiempo no procede extenderme aquí al respecto, valga esta breve referencia contextual. Expongo en el anexo algunos de los argumentos aplicables a los puntos 1, 2 y 3 del Art. 26. Como los análisis vacíos de propuestas de mejora a menudo resultan operativamente estériles, incluyo una de texto alternativo. En esencia, la reflexión principal en este asunto para nuestra profesión incluye una pregunta clave: necesitamos ciencia, definitivamente, pero ¿para perfeccionar el ejercicio de la Medicina o para adulterarlo hasta convertirlo en otra cosa, sometiéndolo a sus solos dictados? Nuestro reto ahora es que el Código permita un difícil pero irrenunciable ejercicio de ponderación: a la ciencia lo que es de la ciencia y a la deontología médica lo propio.

Procedo raudo, Dra. Caballín, a remitirle la presente que, en coherencia con mis anteriores comunicaciones dirigidas a nuestra colegiatura, emito en formato carta abierta. Puede Ud. compartirla con quien estime conveniente y dar a estas apelaciones el trámite oportuno. Quizás les anime a Uds. los expertos a una atenta, serena y desprejuiciada revaloración del Art. 26 previa a su definitiva aprobación, la cual deviene urgente en razón del mismo plazo establecido de partida por los propios órganos directivos.

Para terminar, quiero expresar mi reconocimiento al esfuerzo de tantos colegas en ámbitos nacional, provincial y local comprometidos lealmente en esta actualización del Código. Pero errar es humano y con mi modesta aportación no pretendo otra cosa que ayudar a subsanar algunos errores cometidos y, quizás, prevenir futuros. Reciban Uds. mi gratitud de colegiado y obtengan, en justa correspondencia a sus desvelos, lo bueno que merecen.

Atte.,
Marino Rodrigo Bañuelos
Col. 3104259

 

ANEXO

  1. Análisis

Texto del Art. 26 del Código de Deontología médica, Edición provisional:

  1. El método científico y la medicina basada en pruebas son el fundamento del conocimiento médico. El médico en su actuación profesional debe emplear procedimientos y fármacos cuya eficacia se ha demostrado científicamente y no debe emplear ningún tipo de presión que proceda del paciente o de terceros.
  2. Las pseudociencias, las pseudoterapias, el intrusismo y las sectas sanitarias son contrarios a la Deontología Médica.
  3. Son contrarias a la Deontología Médica las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y las que prometen a los enfermos la curación, así como los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o quirúrgicos y el uso de productos de composición no conocida.
  4. Si el médico tiene conocimiento de que alguien ejerce actos propios de la profesión no siendo médico, debe denunciarlo al Colegio.

El método científico y la medicina basada en pruebas son el fundamento del conocimiento médico

El método científico (MC) es UN instrumento de validación provisional de la práctica médica, el mejor en aquellos aspectos de su compleja y variada actividad en los que es aplicable, y en ninguno más. Por motivos expuestos en diferentes foros por multitud de autores, ni es EL fundamento del conocimiento médico ni puede serlo. Ni, por consiguiente, se puede pedir que lo sea. Ni, en cierto sentido, debería serlo, SU fundamento, porque ello reduciría toda la medicina a un simple acto… científico, no médico.

La medicina no es ciencia, han declarado autores de peso en la medicina práctica, fuera de sospecha de “anti-científicos”. La medicina no es SOLO ciencia y NADA MÁS que ciencia, sería quizás más aceptable por cualquiera de los médicos que asistimos a personas, no a datos. Cuesta tener que recordar tal obviedad a colegas empecinados en ciertas creencias, como ésta del solo-y-nada-más-que (ciencia).

La medicina basada en pruebas -no en las pomposas, engañosamente definitivas “evidencias”, sino en las más modestas, provisionales “pruebas”-  es un desideratum, una aspiración legítima y necesaria de nuestro quehacer, pero tampoco EL fundamento. Una intervención médica actual basada en pruebas no es “científica” a perpetuidad; pasado mañana podría dejar de serlo. A menudo, deja de serlo. Por otra parte, no cabe invalidar arbitrariamente una intervención médica a perpetuidad (como algunos pretenden) por el solo hecho de no disponer aún de suficientes pruebas. En Medicina, el hecho de no estar todavía validado un procedimiento o técnica no autoriza a nadie a invalidarlo, por lo mismo que la ausencia de pruebas no es la prueba de su ausencia. Esto parece causar a algunos cierta confusión. Pero la confusión de algunos no debe trasladarse al Código de todos.

El médico en su actuación profesional debe emplear procedimientos y fármacos cuya eficacia se ha demostrado científicamente

En Medicina nos valemos de la ciencia en lo que podemos y del arte en lo que debemos. Nuestra praxis es racional y es empírica. Aspiramos continuamente, y con ganas, a validarla (no a fundamentarla) en el MC, y a basar nuestras actuaciones en (no a cercenarlas con) pruebas (o su insuficiencia). Asumimos y manejamos la incertidumbre consustancial a nuestra labor de la mejor forma considerando las circunstancias, no la escamoteamos bajo la alfombra de lo que “se ha demostrado científicamente”.

¿Cuándo queda “demostrada científicamente” la eficacia de cada uno de nuestros actos médicos, de modo que quienes los llevamos a cabo no incurramos en falta deontológica a este precepto? ¿Quién establecerá que ya lo está, demostrada? Estamos hablando de la eficacia demostrada de cada acto médico. Y entretanto se demuestra su eficacia, ¿qué hacemos?

En torno al 80% del conjunto de nuestras actuaciones profesionales carecen de suficiente “evidencia”. A falta de concreción de cuándo una intervención médica deviene suficientemente científica, la mayor parte de ellas queda virtualmente expuesta a la arbitrariedad de, primero, ser considerada contraria a Deontología. Segundo, en consecuencia, a que se decida o solicite su invalidación.

Salta a la vista la radicalización en curso cuando observamos en la edición provisional que desaparece el adverbio preferentemente de la edición actual vigente, que dice:

El médico debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente.

Suprimiendo el explícito preferentemente queda implícito un exclusivamente. En virtud de tal categorización binaria de nuestros “procedimientos y fármacos” y, por extensión, de todos nuestros actos médicos, cada uno de ellos tendrá que estar demostrado científicamente o será contrario a Deontología. Sin medias tintas.

Cualquiera que invoque un Código redactado en estos términos podría hacerlo cuando le convenga: denunciar arbitrariamente e invalidar. La robotización del médico por la restricción de sus actos a solo lo que SE considere científico. La intervención de la autonomía de las personas por un paternalismo institucional “científicamente correcto”. He ahí sendos riesgos evidentes. Cabe esperar de nuestra organización colegial conjurarlos, como parte de sus responsabilidades ante la profesión y  la población.

Las pseudociencias, las pseudoterapias, (…) son contrarios a la Deontología Médica

Se propone añadir al Art. 26 un nuevo punto con 2 términos pseudo. Dos constructos hasta hoy no definidos en forma mínimamente unívoca y precisa por las personas y entidades colegiales co-responsables de su profusión en los medios. Y, por tal motivo de indefinición, elevados impropiamente a la categoría de cotas deontológicas de actuaciones médicas. Un texto que cruje cuando uno lo lee en nuestro Código la primera y la decimoquinta vez. Por su extemporaneidad y desubicación, diríase incrustado a machamartillo.

Se permitió en su día que jerga foránea, imprecisa, de significado interesado y modo hostil, que destila intolerancia y pretensiones de absolutismo para dictaminar qué es verdadero y qué no en Medicina, se permitió, digo, que se instalara en el Observatorio del mismo nombre. Y ahora se propone introducir estos constructos pseudo en el mismísimo Código de Deontología médica. La pica en Flandes de entonces es ahora el asalto al código fuente.

En justa (¿pero quizás involuntaria, por parte de los redactores del borrador?) coherencia con la inadecuación, la desubicación de ambos términos pseudo en este provisional Art. 26.2, ninguno de ellos aparece reseñado ni en el Índice de términos ni en el Glosario, donde sí aparecen los asuntos capitales, asentados por significado y uso en la profesión, y actualizados en su léxico adecuado. Soy consciente de que estoy dando ideas con esta observación.

Son contrarias a la Deontología Médica las prácticas carentes de base científica (…) los procedimientos insuficientemente probados

Afianzando la doctrina de los puntos precedentes, definitiva entronización en éste de la ciencia como juez supremo de actuaciones médicas, y de lo “suficientemente” probado  (hemos de sobreentender, por ella) como patrón oro de la deontología médica. Carta blanca a cierta “presión de terceros”, la misma que se pretende evitar en el punto 1, la que se autoriza a una “ciencia” a menudo ella misma manipulada por intereses ajenos a la salud de la población. Excelente posición de partida para la posible arbitrariedad de actuaciones disciplinarias, que cabría justificar desde una deontología rendida, de nuevo, al cientifismo.

  1. Mi propuesta provisional de redacción

Art. 26.

  1. El método científico y la medicina basada en pruebas se consideran imprescindibles para el avance del conocimiento médico. El médico, en su actuación profesional, debe emplear preferentemente procedimientos y fármacos cuya eficacia y seguridad estén suficientemente respaldados por ambos. Sus actuaciones profesionales no deben claudicar ante ningún tipo de presión ajena a su alta misión que proceda de terceros.
  1. Son contrarias a la Deontología Médica las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las que no aspiran a validarse científicamente o prometen a los enfermos la curación, así como los procedimientos ilusorios que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o quirúrgicos y el uso de productos de composición no conocida.
  1. (.4 del borrador, que pasa a ser .3) Como está.

Por su indefinición, imprecisión, ambigüedad, extemporaneidad y el consiguiente potencial empleo arbitrario y manipulador de sus términos pseudo, el punto 2 del borrador es suprimible. Como mínimo, hasta su definición autorizada, unívoca, precisa y aceptada por la profesión.

 

 

Dos Premios Nobel abogan por una alimentación basada en vegetales

Dos Premios Nobel abogan por una alimentación basada en vegetales

El 27 de septiembre del 2018, el periódico La Vanguardia publicaba una entrevista al biólogo molecular norteamericano de 86 años de edad y Premio Nobel de Química (1980), el profesor Walter Gilbert, sobre sus investigaciones en el campo de la longevidad. Gilbert había determinado las secuencias de bases de los ácidos nucleicos, lo que ha facilitado el desciframiento del genoma humano.

En la entrevista habla de sus estudios sobre la apoptosis (muerte celular) y que en ratones se ha conseguido que algunas células incrementen su longevidad extraordinariamente, pero que todavía no se puede extrapolar en humanos.

El periodista le responde: “Yo diría que si, teniendo en cuenta su formidable aspecto”. A lo que contesta Gilbert: “El mérito es de la genética, aunque yo también pongo algo de mi parte”

  • P: ¿Qué es lo que Ud. hace?
  • W.G.: Hace 20 años que soy vegetariano. ¡I desde hace 3 años soy vegano!
  • P: ¿No le resulta monótono?
  • W.G.: No. Hay muchos platos de las cocinas hindú, china i asiáticas que son muy variados y que me encantan.

En el año 2009, le fue concedido el Premio Nobel de Medicina a la bióloga molecular australiana Elizabeth Blackburn por sus trabajos sobre los telómeros y haber descubierto la telomerasa, una enzima que forma los telómeros  durante la duplicación del ADN. Es un tema de enorme trascendencia, pues demuestra de una forma palpable como la longitud de los telómeros (vida longeva y sana) puede influenciarse mediante diversos factores sobre los que podemos influenciar, como son: el estrés, los pensamientos negativos, los estados depresivos, la ansiedad, el ejercicio físico, el sueño, el sobrepeso y la alimentación. Todo ello lo expone en su libro (muy recomendable): La solución telómero. Como vivir más y de una manera más saludable.

En el capítulo dedicado a la alimentación destaca que alimentos resultan perjudiciales para los telómeros (favorecen su acortamiento), como: ● la carne roja, ● la carne procesada, ● el pan blanco, ● las bebidas endulzadas, ●los refrescos azucarados, ● las grasas saturadas,●  las grasas poliinsaturadas omega-6 (ácido linoleico), ● las bebidas alcohólicas (más de 4 copas al día). Mientras que frenan el acortamiento de los telómeros: ● los cereales integrales (fibra), ● las verduras,● la fruta, ● los frutos secos, ● las legumbres, ● las algas, ● los aceites poliinsaturados omega-3, ● el  te verde y ● el café.

En sus recomendaciones dietéticas concluye: “Minimizar el consumo de carne roja (sobre todo la procesada)”. Y añade: “Pruebe de seguir una dieta vegetariana, por lo menos unos cuantos días a la semana. Eliminar la carne puede beneficiar a sus células, así como al medio ambiente.”

Por otro lado, el National Geographic India publicaba una escueta noticia: “Nobel prize winner, Elizabeth Blackburn discovered that a vegan diet turns on genes that help in preventing cancer.” (Elizabeth Blackburn, ganadora del premio Nobel, descubrió que una dieta vegana activa los genes que ayudan a prevenir el cáncer).

Frederic Vinyes

EFECTO PROINFLAMATORIO de la carne roja, lácteos y huevas de pescado

carne roja

En las carnes rojas (ternera, cerdo, cordero y otros mamíferos) y, en menor medida,  en los lácteos encontramos un glúcido (un ácido siálico) muy problemático para nuestra salud denominado Neu5Gc. Su ingesta determina que se deposite inalterado en diversos órganos del cuerpo. Se produce una reacción de rechazo al percibirse como una sustancia extraña, lo que da lugar a la producción de anticuerpos, por parte del sistema inmunitario. Ello ocasiona respuestas de tipo inflamatorio que favorecen el desarrollo o determinan el empeoramiento de diversas enfermedades inflamatorias, cáncer incluido.

Durante muchos años se ha estado estudiando si una dieta basada en vegetales comestibles era la más idónea para nutrir, favorecer y mantener la salud del ser humano. Se han abordado cuestiones de orden evolutivo, anatómico (dentadura, longitud del intestino), bioquímico,  fisiológico, estudios clínicos y epidemiológicos para valorar este hecho. No voy a referirme a ellos en esta ocasión, pues hay un dato poco conocido, pero de suma trascendencia que deja bien claro que los seres humanos no estamos hechos para comer carne roja (carne de mamíferos), ni lácteos, debido, entre otros factores, a una sustancia estudiada en los últimos años: el ácido N-glicolil-neuramínico o abreviadamente conocida como Neu5Gc. Y ahí viene la gran sorpresa. Respecto a esta sustancia, los animales carnívoros no tienen ningún problema, pero es que incluso, chimpancés y gorilas (entre otros primates) habitualmente crudi-veganos, se hallarían mejor adaptados para comer carne que los seres humanos. Un bombazo informativo, si tenemos en cuenta la poca carne (chimpancés) o ninguna (orangutanes, gorilas) que comen estos animales (próximos genéticamente a nosotros) y la mucha cantidad de carne de vacuno, ovino y porcino y gran cantidad de lácteos que consume el ser humano. Parece el mundo al revés, pero los trabajos científicos de tiempos recientes (inicios del siglo XXI) avalan esta información. Y todo por una mutación genética en nuestros ancestros homínidos, acontecida hace unos 2,5 millones de años, y que determina una respuesta inmune inflamatoria (de pequeña intensidad, pero de efectos sumativos) en los humanos cuando consumen estos productos.

Antecedentes

En los años 40 del siglo XX se describe la presencia de un glúcido de 11 átomos de carbono en el cuerpo humano, cuyo nombre químico es el de ácido N-acetil-neuramínico (abreviadamente: Neu 5 Ac), también denominado ácido siálico.

En los años 60 se empezaron a conocer otros derivados del ácido neuramínico, es decir, diversos ácidos siálicos.

Actualmente se conocen unos 50 diferentes y se hallan presentes básicamente en el reino animal.

El organismo humano sintetiza 3 ácidos siálicos diferentes, siendo el más común el Neu 5 Ac.

Los ácidos siálicos suelen presentarse conjugados (unidos) a proteínas y a lípidos, integrados en la superficie celular y, también en forma libre, en secreciones, sangre y tejidos orgánicos.

En la superficie celular intervienen en los sistemas de intercomunicación y regulación del crecimiento celular, así como en los procesos celulares de reconocimiento de elementos propios o extraños, por parte del sistema inmunitario.

Años más tarde, el profesor Ajit Varki y su equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego observaron en la sangre y en tejidos humanos la ausencia de un ácido siálico, concretamente, el N-glicolil-neuramínico (Neu 5 Gc), que si que se encuentra, en cambio, en la mayoría de los mamíferos, primates incluidos.

En 1998, científicos japoneses descubrieron que para que el organismo animal pudiera sintetizar Neu5Gc se precisa la presencia de una enzima (hidroxilasa) cuya producción está regulada por un determinado gen. Hace unos 2,5 millones de años en nuestros remotos ancestros (prehomínidos) se produjo una mutación genética en este gen que lo dejó inactivo. Por ello, nuestras células se ven incapaces de poder producir Neu5Gc. De hecho, fue la primera diferencia bioquímica relevante detectada entre humanos y chimpancés.

Investigaciones posteriores realizadas en este siglo por el profesor Varki y colaboradores, publicadas en la revista científica americana Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) revelaron con sorpresa la presencia de Neu5Gc en células humanas que, como sabemos, estas no pueden fabricar. ¿Cuál podría ser, entonces, su procedencia? Sin duda alguna, el consumo de alimentos ricos en esta sustancia, como son principalmente las carnes de mamíferos (“carne roja”), los productos lácteos y las huevas de pescado. Cuando se toman estos alimentos, el organismo humano elimina buena parte del Neu5Gc ingerido, pero un pequeño porcentaje queda retenido en la superficie de nuestras células. De hecho, se han detectado pequeñas cantidades de Neu5Gc en tejidos considerados “sanos” (vasos sanguíneos, células mucosas). Sucede entonces que, al ser reconocido por nuestro sistema inmunitario como una sustancia extraña (xenoantígeno), produce anticuerpos (detectados en sangre) contra el Neu5Gc incorporado, lo que da lugar a una reacción de tipo inflamatorio.

clasificacion-proceso

contenido alimentoscarne roja carcinoma

De todo ello resulta que: el consumo continuado de estos productos (carne roja, lácteos, etc.) favorece la instauración de reacciones inflamatorias crónicas en el organismo, lo que supone el desarrollo y empeoramiento de las muchas enfermedades que presentan un componente inflamatorio. En la digestión de estos productos se libera Neu5Gc y, como tal, se deposita en nuestro organismo.

La capacidad de captación de Neu5Gc en la superficie de las células humanas se observa también con claridad en el interior de un tubo de ensayo. Incluso, un grupo de los investigadores dirigidos por el profesor Varki decidieron  tomar un concentrado de carne de cerdo (rico en Neu5Gc) y analizar la presencia de esta sustancia en sus propias orinas, sangre, suero sanguíneo, cabellos y saliva. Al cabo de poco, ya se podía detectar la presencia de Neu5Gc en ellos y, sólo después de 2 o 3 días de haber tomado el concentrado de carne, las cifras de esta sustancia habían disminuido en los fluidos orgánicos, aunque todavía se podían detectar. Comprobaron que esta molécula extraña para nosotros se depositaba en órganos y tejidos humanos. Según palabras del propio Dr. A. Varki: “Aunque es improbable que la ingestión de esta molécula (Neu5Gc) esté relacionada con el desarrollo de determinadas enfermedades, es concebible la idea de que su consumo gradual provoque una acumulación en tejidos sanos. Esto podría explicar la presencia de anticuerpos que podrían contribuir al desarrollo del proceso inflamatorio que va unido a diversas patologías”.

Uno de los argumentos expuestos por algunos nutricionistas para tranquilizar a la opinión pública sobre la magnitud del problema  es la de suponer que los miles de años que los seres humanos han estado comiendo carne podría haber creado un cierto grado de tolerancia entre sus consumidores. Suposición, de todos modos, no demostrable, por lo que existe una cierta preocupación, entre los investigadores, ante el hecho de que el consumo frecuente de carne a lo largo de la vida podría ser un importante factor agravante de la salud en la vejez.

cmah-mutacion
Ilustración procedente del artículo: Uniquely human evolution of sialic acid genetics and biology del Dr. Ajit Varki, publicado por PNAS – Vol. 107 – Suppl. 2 // 11 mayo del 2010 En ella se exponen 2 mecanismos que incrementan las inflamaciones crónicas y ocasionan reacciones de tipo inmunitario en los seres humanos: la incorporación metabólica de Neu5Gc procedente de la alimentación y su reacción frente a anticuerpos anti-Neu5Gc circulantes, lo que puede contribuir a la inflamación crónica de los endotelios de los vasos sanguíneos y los epitelios que recubren internamente los órganos huecos, lo que representa un aumento de riesgo cardiovascular y carcinomas asociados al consumo de estos alimentos. La aparente hiperreactividad de las células T y B de los humanos, asociada con la disminución de la expresión inhibitoria de los Siglecs, puede contribuir aún más a la inflamación crónica. También se observa el hecho de que algunos productos moleculares y celulares, procedentes de la biotecnología, probablemente estén contaminados con Neu5Gc de orígenes diversos, lo puede contribuir potencialmente a reacciones adversas en algunos individuos.

Estudios científicos de los últimos años han puesto de manifiesto que un cáncer puede desarrollarse a partir de una inflamación crónica. No debe sorprender, pues, el hecho de que los tejidos cancerosos presenten cantidades elevadas de Neu5Gc, en comparación con los tejidos considerados sanos. Incluso se han hecho pruebas con animales de laboratorio, provocándoles un cáncer y manipulándolos genéticamente para que no produjeran Neu5Gc  y que, por lo tanto, su organismo la considerara como una sustancia extraña (al igual que sucede con los humanos). El resultado fue que la presencia de Neu5Gc en el organismo de estos animales aceleraba el crecimiento tumoral. Tras 12 semanas de alimentarlos con alimentos que contenían Neu5Gc se observaron notables reacciones de tipo inflamatorio en su cuerpo. Tras 50-85 semanas, casi el 50 % de los ratones manipulados desarrollaron cánceres de hígado, mientras que en humanos los órganos más afectados parecen ser: el intestino, la próstata y los ovarios.

Si tenemos en cuenta que con el consumo de larga duración, de estos productos, el Neu5Gc se va acumulando en diversos tejidos y nuestro sistema inmunitario va a reaccionar contra él, por considerarlo una sustancia extraña, el resultado va a ser: reacciones inflamatorias crónicas que, a su vez, favorecen el desarrollo de diversas patologías, procesos cancerosos incluidos. Cuestión a tener muy en cuenta a la hora de incluir los alimentos antes citados en la dieta de los pacientes con patologías de tipo inflamatorio y oncológico. En palabras de Ajit Varki i colaboradores: “Nuestros datos nos permiten entender y confirmar, a través de un mecanismo inusual, la relación epidemiológica entre el consumo de carne roja y el riesgo de cáncer”.

David Álvarez-Ponce es un biólogo, especializado en bioinformática y doctorado en genética por la Universidad de Barcelona, que dirige un grupo de investigación de la Universidad de Nevada en Reno (EEUU).  Desde no hace mucho, se ha dedicado a estudiar la evolución del gen CMAH responsable de que la carne roja sea, entre otras razones, un factor de riesgo de cáncer e inflamación en humanos. Centrado en el estudio de como la selección natural afecta a la evolución de los genes y conociendo el hecho de la mutación sufrida por este gen hace unos 2,5 millones de años en humanos, se dispuso a analizar todos los genomas de animales disponibles (322), para determinar en cuales se encontraba este gen y en cuales está potencialmente activo.

El gen CMAH hace posible la síntesis del glúcido tóxico Neu5Gc contra el que, como hemos visto, al considerarse como un xenoantígeno, el organismo humano produce una respuesta inmune, convirtiéndose en un posible factor de riesgo de inflamaciones, artritis y cáncer. Por otra parte, dicha mutación pudo suponer una ventaja evolutiva en ciertos aspectos, como la que nuestra especie se haya librado de ciertas enfermedades que requieren la presencia de Neu5Gc, como un tipo de malaria que si puede afectar a chimpancés y gorilas, cuyo organismo produce Neu5Gc.. Mutación que nos libró de padecer dicha malaria, pero que convirtió, sobre todo, al consumo repetido de carne roja (aporta niveles elevado de Neu5Gc al organismo humano) en un importante factor de riesgo para nuestra salud.

En un principio, se encontró este gen en unas cuantas bacterias, un par de algas microscópicas que no son de consumo humano y, principalmente, en algunos animales vertebrados (mamíferos, principalmente) y equinodermos (estrella de mar, erizo de mar, etc.).

Al igual que nosotros los humanos, las aves (pollo, pavo, pato, etc.) carecen del gen CMAH activo. Tampoco lo contienen los reptiles, excepto una especie de lagarto, ni el marisco. En cuanto al pescado, en algunos peces que si se ha encontrado, las concentraciones de Neu5Gc suelen ser muy bajas. En cambio, sí que se halla en grandes concentraciones en las huevas del esturión (caviar) y del salmón. Algunos peces, como el arenque, el bacalao o la lubina rallada atlántica, entre otros, no presentan tampoco el gen CMAH.

Pensar que todo el problema del consumo de carne se resuelve simplemente evitando comer animales que presentan el gen CMAH (contienen Neu5Gc) es simplificarlo demasiado. El equipo de Alvarez-Ponce advierte que los animales que no contienen dicho gen pueden contener microbios patógenos unidos al glúcido Neu5Ac (precursor del Neu5Gc), que sí que poseemos, y pueden afectar también a nuestra salud. Lo que en nuestros remotos ancestros humanos (inactivación del gen CMAH) pudo suponer una ventaja evolutiva, nos volvió más vulnerables al consumo de ciertas carnes y productos lácteos procedentes de animales que han conservado activo dicho gen.

Es decir, al estar en nosotros inactivo el gen CMAH, el único Neu5Gc presente en nuestro organismo es el procedente de la alimentación (carnes rojas, lácteos, sobre todo). En cambio, el organismo humano sí que presenta cantidades notables de Neu5Ac (precursor del Neu5Gc) en sus estructuras celulares. En palabras de Álvarez-Ponce: “Esto hace que seamos susceptibles a ciertos patógenos que se unen al Neu5Ac, y los otros animales que tampoco tienen el gen CMAH son potenciales reservorios de estos patógenos“. En definitiva: el consumo de carne de animales que tienen dicho gen activo puede presentar los mismos efectos negativos que la carne roja. Y si dicha carne no presenta el gen en cuestión es posible que contenga microbios patógenos unidos al Neu5Ac y que, consecuentemente, también pueden afectar a nuestra salud.

Los humanos no somos los únicos mamíferos que no disponemos del gen CMAH. También se inactivó en el pasado en los monos del nuevo mundo, el erizo común, hurón, algunos murciélagos, focas y morsas, un tipo de ciervo y en el ornitorrinco.

La concentración de Neu5Gc no parece alterarse con la cocción de los alimentos que lo contienen.

Otro problema añadido con el tema del Neu5Gc es el de los posibles xenotrasplantes, partiendo de animales que producen dicho glúcido y que nuestro organismo rechaza.

Al problema pro-inflamatorio, creado por el Neu5Gc, hay que añadirle otro efecto pro-inflamatorio originado por el tipo de alimentación occidental más habitual. Concretamente, el debido a un exceso de ácidos grasos esenciales omega-6, en la dieta, en comparación con los omega-3. La relación entre los omega-6 y los omega-3 existente en la alimentación de nuestros ancestros paleolíticos fue, durante muchos milenios, de uno a uno. También se considera aceptable una proporción de 4 a 1 a favor de los omega-6, ya que es la proporción que se hallan estos ácidos grasos poli-insaturados en la leche materna. El problema es que analizando los alimentos consumidos en tiempos más recientes la proporción omega-6 / omega-3 asciende de 10/1, a 20/1 o incluso alcanza cifras mayores. Los ácidos grasos omega-6 se encuentran en gran abundancia (en comparación con los omega-3) en granos, semillas (girasol, maíz, sésamo, cereales, etc.) y sus aceites. Excepción hecha de las semillas de lino (y su aceite), donde dominan los omega-3, y el aceite de oliva, donde dominan los ácidos grasos mono-insaturados y hay muy poca cantidad de omega-6 y omega-3. También hay predominancia de omega-6 en la carne de los animales domésticos alimentados con grano y sus derivados (pienso). El exceso de omega-6 en el organismo humano induce y favorece las reacciones de tipo inflamatorio que agravan las enfermedades crónicas más comunes en el mundo occidental: ● enfermedades cardiovasculares, ● trastornos vasculares cerebrales, ● el cáncer, ● las artritis, e incluso, ● la enfermedad de Alzheimer.

La carne contiene, además, grandes cantidades de ácido araquidónico. Este ácido graso, en cantidades importantes, fomenta el desarrollo de procesos de tipo inflamatorio. Los productos que contienen una mayor cantidad de este ácido son: la grasa de cerdo (1.700 mg), el hígado del cerdo (870 mg), el hígado de ternera (352 mg) y la yema de huevo (297 mg).

En un próximo artículo abordaremos el tema de la influencia de la ingesta de Neu5Gc en la fertilidad humana.

Bibliografía:

Human uptake and incorporation of an immunogenic nonhuman dietary sialic acid.

Tangvoranuntakul P1Gagneux PDiaz SBardor MVarki NVarki AMuchmore E.

Aparecido en la Proc Natl Acad Sci U S A. 2003 Oct 14;100(21):12045-50. Epub 2003 Oct 1.

PNAS   (DOI: 10.1073/pnas.2131556100).

Uniquely human evolution of sialic acid genetics and biology

Ajit Varki

Center for Academic Research and Training in Anthropogeny, Glycobiology Research and Training Center, Departments of Medicine and Cellular and Molecular Medicine, University of California San Diego, La Jolla, CA 92093

PNAS | May 11, 2010 | vol. 107 | suppl. 2

A red meat-derived glycan promotes inflammation and cancer progression.

Annie N. Samraj et al.

Proc Natl Acad Sci U S A. 2015 Jan 13;112(2):542-7. doi: 10.1073/pnas.1417508112. Epub 2014 Dec 29.

Phylogenetic distribution of CMP-Neu5Ac hydroxylase (CMAH), the enzyme synthetizing the pro-inflammatory human xeno-antigen Neu5Gc

Sateesh Peri,  Asmita Kulkarni,  Felix Feyertag,  Patricia M. Berninsone, David Alvarez-Ponce.

Publicado en Genome Biology and Evolution, 30 de noviembre de 2017.

Frederic Vinyes

Declaración de Stuttgart sobre Medicina y Salud Integrativas:

stuttgar-2016

Originalmente aprobada por los participantes en el Congreso Internacional de Medicina Integrativa y Salud, ​​9-11 de Junio de 2016 Stuttgart, Alemania.

Antecedentes: La medicina de hoy se enfrenta a enormes retos: las enfermedades crónicas y las relacionadas con estilos de vida abruman a los sistemas de salud; la resistencia a los antibióticos se ha convertido en una amenaza para la salud humana; la mortalidad materno infantil sigue siendo desproporcionadamente alta en los países de bajos ingresos; el cambio climático y la contaminación está afectando a la salud humana; el acceso universal a los servicios de salud todavía no está asegurado en muchos países; los costos de salud están aumentando sin la correspondiente mejora en la salud y el bienestar.

El enfoque en el tratamiento de la enfermedad ha disminuido el foco en los individuos como personas completas, y distrae de la íntima conexión entre la salud de las personas, la salud de nuestras comunidades y la salud de nuestro medio ambiente.

La demanda de la medicina tradicional y complementaria (T & CM) es alta en todos los países, porque las personas experimentan las limitaciones del modelo biomédico para responder a todas sus necesidades de salud. La gente busca un modelo de aproximación a la curación que se centre en la persona como un todo, que sea compatible con la auto-curación y la promoción de la salud, y que sea participativo.

Salud y Medicina Integrativa: la salud y la medicina integrativa se ha convertido en un movimiento que se centra en toda la persona, teniendo en cuenta el individuo en su contexto físico, psicológico, espiritual, social y ambiental, y es inclusivo de todas las profesiones y las prácticas que utilizan este enfoque.

La salud y la medicina integrativa es sinónimo de una integración basada en la integración de la biomedicina convencional con la medicina tradicional y complementaria (T & CM). Todas las aproximaciones terapéuticas apropiadas y disciplinas de la salud se utilizan para lograr la salud y la curación óptima, reconociendo y respetando la contribución única de muchos sistemas médicos.

 La salud y la medicina integrativa  afirma la importancia de la relación médico-paciente, la autonomía y la participación de los pacientes, y hace hincapié en la colaboración interprofesional, de redes y equipos.

 El Congreso de Stuttgart ilustra el apoyo que la salud y la medicina integrativa ofrece para hacer frente a los problemas sanitarios mundiales, tales como la resistencia a los antibióticos y las enfermedades no transmisibles; para ampliar la cobertura universal de salud; y para abordar los determinantes sociales, económicos y ambientales de la salud a nivel individual y comunitario.

 Modelos de atención integradora exitosos existen hoy en día en todo el espectro de atención médica, incluyendo  cardiología, oncología, tratamiento del dolor, salud mental, pediatría y otros, a la espera de ser ampliados.

 Cada vez hay más, y en muchos casos con una buena evidencia sobre la eficacia, incluyendo la calidad de vida, seguridad y coste-efectividad de la medicina tradicional y complementaria, la salud y la medicina integrativa y el modelo de atención integral, pero se necesita más inversión en investigación.

 El modelo integrador de Salud y Medicina está totalmente alineado con la Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023, proporcionando modelos de una integración significativa en los sistemas sanitarios. Algunos países están haciendo progresos significativos en la integración de T & CM en su sistema de salud, pero muchos países se están quedando atrás a pesar de varias resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud – el órgano decisorio supremo de la OMS – instando a que lo hagan.

 Una Llamada a la Acción: Sobre la base de nuestro compromiso de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 y una visión compartida para mejorar la salud y el bienestar humanos para todos, nuestro objetivo es construir un movimiento global concertado para avanzar en el enfoque de la salud y la medicina integral, basado en el mutuo respeto, el intercambio, la colaboración y la cooperación.

Nos comprometemos y llamamos a otros a tomar medidas para hacer frente a las necesidades urgentes de salud a nivel mundial, como la resistencia a los antimicrobianos y la creciente carga de enfermedades no transmisibles, desarrollando más, la evaluación, el intercambio y la aplicación de modelos de prevención y atención integradores.

Nos comprometemos y llamamos a otros a colaborar y cooperar en la realización de las investigaciones pertinentes para aumentar la evidencia científica.

Nos unimos detrás de la portería para demostrar la asequibilidad de la atención de salud integral y asegurar el acceso para todos.

 Llamamos a los gobiernos:

    Para reconocer la salud y la medicina integrativa como un enfoque conjunto de la sociedad que le ayudará a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible;
    Para incluir Medicina Integrativa, Tradicional y Complementaria en la prestación de los servicios nacionales de salud y en el auto cuidado, según lo acordado en la Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023 y en  varias resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud;
    Para colaborar con la salud integrativa y con los centros de investigación biomédica, con los profesionales y con  la sociedad civil en el establecimiento de políticas de salud y de medicina integral;
    Para crear y financiar ambiciosos programas de investigación pública para aumentar la evidencia de los tratamientos T & CM y modelos de atención integral;
   Para establecer  sistemas de apoyo para la calificación, acreditación o autorización de los practicantes de medicina integral;
    Para adoptar vías de regulación de medicamentos adaptadas a la naturaleza específica de las medicinas tradicionales y complementarias.

Hacemos un llamamiento a la Organización Mundial de la Salud:

    Para dar prioridad a la aplicación de la Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023;
    A adoptar, siempre que sea pertinente, un enfoque de salud y medicina integral en todos los departamentos y las estrategias de la OMS para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible;
    Para facilitar la colaboración regional de los países y colaborar estrechamente con los centros de investigación de T & CM, los profesionales y la sociedad civil para avanzar en la implementación de la Estrategia de Medicina Tradicional de la OMS.

Llamamos a las organizaciones profesionales:

    Para apoyar activamente la aplicación de la Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional, entre otras cosas mediante la certificación de los médicos y las consultas de T & CM.

https://www.change.org/p/stuttgart-integrative-health-medicine-declaration?recruiter=45668362&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_twitter_responsive

Declaración de Valencia

XXXVI Congreso AEMN

Los Participantes en el XXXVI Congreso de Médicos Naturistas de España, acuerdan difundir la siguiente Declaración:

Considerando:

  • Que, Se reconoce que las Terapias no convencionales son usadas por gran parte de la población mundial, europea y española, y se acepta la importancia de integrar este enfoque terapéutico con el actualmente considerado oficial buscándose la armonización entre ambos enfoques, con el fin de lograr mejoras en la Salud Pública.

  • Que, En las últimas décadas, la práctica y el uso de las Terapias no convencionales, (MTCA) para la OMS, se ha incrementado exponencialmente, siendo reconocida oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una medicina de amplio uso por la población mundial y con grandes posibilidades de brindar logros costo/efectivos en la salud pública.

  • Que, El uso indiscriminado, poco responsable y no regulado por normas nacionales de diversos métodos terapéuticos no convencionales está conllevando por un lado a poner en riesgo la salud de la población, y por el otro al descrédito de los profesionales que las integran en su labor profesional.

  • Que, las Terapias médicas no convencionales, requiere mayor consenso en la sistematización, investigación, formación y regulación. Además plantear a los Gobiernos autonómicos y nacional cambios urgentes de enfoque en las Políticas y Estrategias de atención de Salud.

  • Que, Los beneficios de la integración de estas terapias plantean mejoras en calidad de vida de los enfermos, eficiencia y eficacia de los tratamientos en un contexto en que 20 millones de personas en España sufren enfermedades crónicas.

  • Que, es menester plantear la integración de ambos recursos terapéuticos con sus respectivas fortalezas, teniendo en cuenta que estas terapias profundizan en el fomento de estilos de vida saludables y en intervenciones terapéuticas de bajos costos dirigidas a enfermedades de baja complejidad, así como la medicina convencional en la solución de problemas agudos y de alta complejidad.

Recomendamos:

  1. Reconocer la existencia de diferentes Modelos y Sistemas Médicos válidos con un enfoque integrativo y que incorporen los adelantos científicos y tecnológicos de la ciencia médica y de la ciencia oficial.

  1. En el cuidado de la salud es imprescindible la responsabilidad tanto del Estado, como de los ciudadanos- personas y comunidades, debiendo participar activamente en todas las etapas del proceso social de la salud-enfermedad.

  1. Reconocer asimismo, la existencia de diferentes Paradigmas en el campo de la salud, que al articularse en sus puntos de encuentro permiten entender y comprender mejor al ser humano y al proceso salud-enfermedad, y que valido científicamente.

  1. Considerando que las MTCA, son utilizadas por gran parte de la población mundial, es necesario promover su articulación a los Sistemas de Salud Pública Oficiales, para contribuir a mejorar la calidad de vida de la población, según el informe de la OMS 2014-2023 .

  1. Promover el desarrollo y la armonización concertada de la normatividad necesaria para la implementación de la articulación de estas terapias, relacionada a la adecuación de los sistemas de salud, formación de recursos humanos, control de calidad y seguridad de los productos e investigación.

  1. Sensibilizar y difundir el conocimiento de estas terapias a los gestores, a la comunidad, instituciones y profesionales de la salud, a través de diversas actividades (Foros, Simposios, Talleres entre otros). Así como compartir las experiencias con todos los países a nivel mundial a través de Redes de Intercambio.

  1. Instar a las Universidades para que incluyan en sus currículos de Pre y Post Grado la enseñanza de las mismas y la validación de los conocimientos y práctica de ellas, a través de la investigación y actividades de extensión pertinentes a las necesidades y demandas de la sociedad.

  1. Desarrollar y fomentar nuevos enfoques y métodos de investigación, e implementar estrategias para la obtención de recursos financieros y de personal capacitado que contribuya en el desarrollo de estas terapias.

  1. Promover el uso adecuado, responsable y ético de estas terapias en todos los actores, con la finalidad de elevar la calidad de vida.

  1. Con el objetivo de lograr una Medicina Integrativa con un enfoque que valoré los aspectos biológicos, psicológicos, sociales, medioambientales y los valores de la persona, según la psiconeuroinmunoendocrinologia, con los últimos estudios científicos.

Se firma la presente Declaración, para dejar constancia del acuerdo celebrado por los médicos naturistas para mejorar la Salud de la población y con el compromiso de difundir y trabajar porque cada punto de dicha declaración sea abordado e implementado.

Dr. Rafael Torres Collado

Presidente de la AEMN

Valencia, 3 de junio del 2017

XXXVI Congreso de Médicos Naturistas de España, Valencia. 2017.

Bioconsciencia

Una nueva herramienta para la Medicina Integrativa

                En el taller se pudo comprender y vivenciar una parte de lo que supone el método de Bioconsciencia. Su objetivo es  optimizar la calidad de vida de las personas, en éste caso del médico y de sus pacientes.

La principal aportación del método es el uso de la voz humana para promover estímulos positivos en la persona y contrarrestar la carga emocional que  provoca el medio en el que se desenvuelve. En la opinión de Bioconsciencia , la mayor parte de los problemas vienen de nuestra infancia, en los primeros siete años de vida, y estamos bombardeados a diario por miles de estímulos negativos que acrecientan esos patrones. A muchas personas les afectan las preocupaciones de la vida cotidiana, aunque pesan más esas emociones negativas que cargamos desde la niñez. Uno de los padres poco presente en esos años, o cualquier otro acontecimiento en nuestro ambiente, provocó algún sentimiento de abandono o inseguridad  que aún nos limita. Por eso, es tan importante utilizar medios como la Bioconsciencia para llenarnos de estímulos positivos y tener una vida más feliz y plena.

Recordar que somos sobre un 70 % agua, y saber que el sonido se transmite cinco veces más rápido en el agua que en el aire, nos abre a entender por qué la vibración de la voz puede afectarnos tan profundamente. La resonancia que provoca en nuestras células puede armonizarlas y tener efectos espectaculares en los aspectos físico, emocional, mental y espiritual.

Hay bastantes estudios científicos que demuestran la influencia de la palabra en el ser humano. Citamos los de un equipo de científicos rusos dirigido por Pjotr Garjajev  que demostraba como el ADN puede ser reprogramado por palabras y frecuencias determinadas. Los lingüistas rusos de su equipo descubrieron que el código genético, especialmente en el aparentemente inútil 90%, sigue las mismas reglas en todos los lenguajes humanos. También observaron que el ADN puede ser afectado y reprogramado por palabras y frecuencias, sin cortar ni reemplazar los genes individuales. Ya Bruce Lipton, en su libro “La biología de la creencia” habla de la epigenética en este mismo sentido.

Además de estas fundamentaciones científicas, el equipo de Bioconsciencia ha desarrollado un estudio científico con el cuestionario SF36, validado a nivel internacional por diferentes sociedades médicas, en el que se evidencian espectaculares resultados en ocho áreas relacionadas con la salud. Destacan los cambios en parámetros tan diferentes como la función física, salud general, salud mental, función social y rol emocional. Los últimos resultados obtenidos recientemente al ampliar la muestra a 70 personas, son aún más llamativos que los presentados durante el congreso. Pudiéndose afirmar con ellos, que más de un 90 % de las personas que se comprometen con el método de Bioconsciencia obtienen esos excelentes resultados.

En el taller se habló de la importancia de a equilibrar la mente y el corazón. Tenemos la responsabilidad de prepararnos bien a nivel de nuestras técnicas médicas, pero también la posibilidad de trabajar desde el corazón y movilizar la actitud curativa de nuestros pacientes.

Es frecuente encontrar que a pocas personas les gusta su voz cuando se graban audios. Al igual que nuestra imagen, la voz es como nuestra firma o señal de identidad. En Bioconsciencia pensamos que nos ha de producir alegría escucharla. Cuando esto no sucede puede ser que aún quedan aspectos de nosotros mismos con los que reconciliarnos. En definitiva, seguir desarrollando lo que es el amor a uno mismo. Así es como podremos ser plenamente felices y transmitir esa experiencia a nuestros pacientes.

El trabajo con la voz, la visualización, el entrenamiento personal y la alimentación consciente, hacen de Bioconsciencia un método eficaz para contrarrestar la avalancha de pensamientos negativos que nos inundan cotidianamente. Consiguiendo con ello limpiar las emociones negativas que nos hacen sufrir y nos enferman. Las observaciones de Alfred Tomatis con el alto nivel de salud de monjes que se armonizaban a diario con el canto gregoriano confirma la importancia de la voz humana y del sonido como elemento sanador. También los trabajos de Masaru Emoto con el microscopio de campo oscuro fueron evidencias de cómo el sonido impregna el agua, y por tanto más del 70 % de nuestras células.

El método se está expandiendo con talleres en diferentes áreas. Para personal sanitario en Centros de salud y hospitales, en colegios con los profesores y los alumnos, en empresas, con parejas en crisis y con personas que desean mejorar su calidad de vida. Además de la labor docente en diferentes capitales de nuestro país, ya hay demandas en Costa Rica, Chile, Colombia y Miami.

Sirva este resumen para recordar la agradable experiencia que los asistentes al congreso nos refirieron al experimentar los efectos de su voz durante el desarrollo del taller en la ciudad del Turia.

Aquellas personas interesadas en el método nos pueden contactar en nuestra web www.bioconsciencia.es

Expertos nacionales e internacionales se reúnen en Valencia para tratar de las enfermedades crónicas

  • En España existen 20 millones de personas con una enfermedad crónica y los mayores de 65 años, tienen una media de cuatro enfermedades crónicas.

  • Casi 300 médicos naturistas de España se reúnen en Valencia en el XXXVI Congreso de Médicos Naturistas de España.

Valencia 5 de junio de 2017.- Los días 2 y 3 de junio se han dado cita en Valencia más de 300 médicos naturistas en el XXXVI Congreso de Médicos Naturistas de España. Bajo el titulo “La Medicina integrativa en las enfermedades crónicas” se han reunido expertos de diversas disciplinas para plantear las diferentes herramientas diagnósticas, avances científicos y estrategias de tratamiento diferentes que permitan mejorar la calidad de vida de cada vez mayor número de personas en nuestro país.

Por primera vez en la historia de la humanidad hay más gente de 65 años que de menos de 5 años. Y el envejecimiento de la población va ligado a la enfermedad crónica. Pero “el envejecimiento no es una enfermedad” en palabras de la Catedrática de Fisiología de la Facultad de Biología de la UCM que explico que “podemos modificar aunque no detener el envejecimiento y que existen dos edades la cronológica y la biológica y que la buena noticia es que esta última se puede revertir.”

Desde la genómica al pensamiento positivo. Desde la dieta al ejercicio, desde la alimentación ecológica al respeto por el medioambiente. Desde la epidemiologia a las células madre. Expertos nacionales e internacionales han querido compartir sus conocimientos para avanzar en la solución de esta pandemia de la sociedad occidental.

El Congreso contó con un invitado de excepción que abrió y cerró el mismo, el Catedrático de neurología de la Escuela Médica de Harvard, (EEUU) y Director del Centro Berenson-Allen de Estimulación cerebral no invasiva, Don Álvaro Pascual Leone.

En la apertura habló de “la importancia de ver al enfermo como una persona en toda su globalidad y que hoy es necesario recordar a la medicina moderna que la persona es algo más y en ese ayudar al enfermo todas las herramientas deben ser consideradas.” Eso además, está inspirando un cambio en la investigación científica que se denomina “hold person, hold life”. Posteriormente en su conferencia “El cerebro que cura” dijo que “empezamos a tener herramientas para conocer la salud cerebral y que ésta es la primera prioridad en la salud general”. Hoy sabemos que los síntomas que nos llevan al diagnostico y tratamiento de las enfermedades aparecen (Alzheimer 15 años y Parkinson 20 años) después de que el individuo tenga la enfermedad. Y el trabajo es intervenir en el punto de transición entre la salud y la enfermedad porque si no llegamos tarde. Finalmente al terminar insistió en la necesidad de replantear los paradigmas de la medicina. En Estados Unidos estamos empezando el nuevo experimento sobre cómo enseñar medicina porque la crisis de la medicina actual es la crisis de la educación de la medicina “No se puede ser ciencia dura, hay aspectos humanísticos que deben ser contemplados”. Y en investigación “hay tener una investigación distinta que demuestre que hay detrás de los mecanismos biológicos que subyacen a los efectos beneficiosos de determinadas cosas.”

La clausura contó con la asistencia de Don Fernando Moner, Presidente de AVACU Y CECU que dijo “que el primer problema que tenemos los ciudadanos es que pensamos que las cosas no van con nosotros y que es necesario ser consumidores activos con la propia salud. Hoy ya sabemos muchas cosas y necesitamos que se implementen porque el primer objetivo de organizaciones como la nuestra es evitar que surjan los problemas.”

A lo largo de estos días se insistió de forma importante en la necesidad de abordar la salud de forma integral y personalizada, ejes de la Medicina integrativa que tiene por objetivo incorporar todas aquellas herramientas terapéuticas avaladas científicamente y gestionadas por profesionales de medicina que respeten el Código Deontológico de esta profesión.

Y al finalizar se dio lectura a “la Declaración de VALENCIA”.

Otras conclusiones del Congreso que deben hacernos reflexionar:

  • La medicina del futuro se anticipará 20 o 30 años previniendo la enfermedad y tratándola de forma específica con la farmacogenética y la farmacoepigenetica. RAMÓN CACABELOS GARCÍA. Catedrático de medicina genómica, universidad Camilo José Cela, Madrid

  • El código postal tiene más valor predictivo que el código genético. Es perverso un sistema que se basa en la corrección del daño y no en la prevención del mismo. NICOLAS OLEA SERRANO. Catedrático de radiología y medicina física de la Universidad de Granada

  • Con dieta vegetariana es posible mejorar a muchos enfermos con procesos degenerativos y reducir medicamentos. ANGEL BORRUEL OMENAT. Médico Naturista

  • Se está potenciando el consumo de alimentos ecológicos. Ecológicos y de la zona porque son más energéticos y por ser un modelo más sostenible. MARIA DOLORES RAIGON, Catedrática de Escuela Universitaria del área de Edafología y Química Agrícola de la Universidad politécnica de Valencia.

  • El tratamiento convencional del cáncer se puede mejorar haciendo una terapia oncológica integrativa. JORGE CONTRERAS MARTÍNEZ Medico Adjunto del servicio de Oncología Radioterápica del Complejo Hospitalario Carlos Haya de Málaga.

  • Según últimas publicaciones científicas se recomienda la dieta basada en plantas en la prevención y tratamiento de hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares entre otras enfermedades crónicas. FRANCISCO MATA. Médico Naturista

  • Impacto climático y el cambio global sobre las enfermedades de trasmisión. SANTIAGO MAS COMA, Catedrático de parasitología de la Universidad de Valencia

  • Tenemos genes paleolíticos que en su momento nos salvaron la vida pero ahora nos la quitan. Hay que vivir haciendo ejercicio y estar en restricción calórica. ANGEL GUTIERREZ SANZ, Profesor titular Departamento de Fisiología, Facultad de Medicina. Universidad de Granada

  • 5 aspectos de los nuevos paradigmas de la medicina: Biológicos, sociales, medioambientales, psicológicos y los valores de la persona. RÓMULO RODRIGUEZ RAMOS, Catedrático de Psiquiatría y ex rector de la Universidad de Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay, Camagüey, Cuba.

Para más información:  Secretaria.aemn@telefonica.net 

Homeopatía para el alivio del estreñimiento ocasional

homeopatia estrenimiento

l estreñimiento es un trastorno digestivo que afecta a la mayoría de la población en algún momento de su vida. Se considera que se padece estreñimiento cuando se ha de hacer un esfuerzo excesivo en las deposiciones, las heces son duras y en general se tienen la sensación de que la desocupación rectal es incompleta. Según los expertos, realmente no es necesario hacer deposiciones diarias pues la cantidad de las mismas depende siempre de cada persona y su estilo de vida, pero si se dan las condiciones indicadas, sí podemos decir que estamos sufriendo estreñimiento.

El estreñimiento puede deberse a varios factores. Uno de los más comunes es la alimentación. Una dieta escasa en fibra puede desencadenar este trastorno, aunque existen otros elementos. Por ejemplo, la falta de actividad física es también un motivo para que aparezca estreñimiento o incluso distintos factores ambientales. El mismo hecho de cambiar de lugar de residencia puede afectar a nuestro tránsito intestinal temporalmente o también el viajar o incluso alguna cuestión de índole emocional.

En ocasiones podemos provocar nosotros mismos estreñimiento, especialmente si solemos reprimir con frecuencia las ganas de ir al baño o si hemos abusado de enemas o laxantes. De hecho, algunos medicamentos favorecen esta posibilidad, principalmente analgésicos, antidepresivos, antiácidos, algunos suplementos nutricionales o somníferos, entre otros.

Es necesario estar pendiente de cómo y cuándo se produce el estreñimiento, para determinar si es un trastorno crónico u ocasional. También es importante saber que el estreñimiento puede favorecer la aparición de hemorroides especialmente si tenemos predisposición a sufrirlas. Por todo ello es importante adoptar una serie de medidas que nos ayuden a prevenir este trastorno:

Aumentar el consumo de fibra es crucial. La fibra se encuentra en las frutas y verduras, pero también en los cereales integrales. Se trata de ir introduciéndola paulatinamente, pues un exceso de la misma puede generar flatulencias e hinchazón abdominal. Lo mejor es consultar con experto en nutrición para que nos oriente sobre qué dieta es la más adecuada en nuestro caso.

También se recomienda beber líquidos de forma abundante, principalmente agua, pues así ayudamos a regularizar el tránsito intestinal.

Evitar el uso de laxantes y no reprimir las ganas de ir al baño, siempre y cuando se pueda, son  consejos a tener en cuenta.

La homeopatía se emplea en el tratamiento del estreñimiento ocasional. Hay medicamentos homeopáticos que ayudan en el proceso de recuperación de este trastorno, de modo que se pueden usar como tratamiento único o complementario de otras terapias cuando presentemos este trastorno digestivo. De igual modo, podemos recurrir a la homeopatía en el caso de sufrir hemorroides. 

Ventajas de la homeopatía para aliviar la ansiedad

homeopatia ansiedad

El abordaje de la ansiedad se puede realizar mediante la aplicación de tratamientos de diferentes tipos, siendo uno de ellos la homeopatía. Los medicamentos homeopáticos son una opción para este trastorno ya que existen distintas alternativas homeopáticas que se emplean para aliviar la ansiedad.

En concreto, la homeopatía, ayuda a afrontar situaciones de estrés de una forma natural sin que la cotidianidad se vea afectada. De hecho, la homeopatía para la ansiedad y los trastornos del sueño asociados implica una serie de ventajas.

En general actúa de forma global sobre los distintos síntomas que se manifiestan en esta patología, ya sean físicos ya fisiológicos. Así, ayuda a atemperar la irritabilidad, la apatía, la falta de concentración, la ausencia de libido, entre otros aspectos, o también los dolores de cabeza o musculares, los posibles trastornos digestivos o si la dificultad para conciliar el sueño.

Además, no se han descrito efectos adversos relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos como pueden ser alteraciones gastrointestinales, reacciones de foto sensibilidad, reducción de la libido, sequedad bucal Por todo ello, es posible tomarlos prolongadamente e interrumpir su administración sin que se produzca efecto rebote. Tampoco provocan somnolencia residual, de modo que se puede llevar una vida normal y trabajar o estudiar sin problemas, ya que no afectan a la memoria ni a la capacidad de concentración. De hecho, tampoco influyen en los reflejos, de modo que se puede conducir o trabajar con maquinaria.

Destaca igualmente el hecho de que los medicamentos homeopáticos no producen confusión ni desorientación, algo que puede ser común en las personas mayores, por lo que están indicados en este tipo de pacientes. Y de igual modo son muy recomendados en pediatría, porque se pueden recurrir a ellos para aliviar el nerviosismo o las alteraciones del sueño en niños, aunque bajo el control de un profesional de la salud. Las mujeres embarazadas también pueden tomar medicamentos homeopáticos, y tanto es así que se emplean en la ansiedad que pueden presentar algunas de estas mujeres ante la cercanía del momento del parto.

Al mismo tiempo, recordamos que los medicamentos homeopáticos son compatibles con otros tratamientos y que sólo se pueden adquirir en farmacias. Por último, resaltar que son fáciles de tomar y llevar. Se presentan en distintas formas farmacéuticas, siendo las más comunes los gránulos y los glóbulos. Estos fármacos se disuelven directamente en la boca, sin necesidad de agua, lo que hace muy sencilla su ingesta.